viernes, 19 de julio de 2013

Artículo: Tigres en el barro

Traducido con permiso expreso de FoW
Título original: Tigers in the Mud
Autor: Mike Haught
Enlace original: www.flamesofwar.com
Traducción: Marcos García (Kushtar)


Otto Carius en el Frente Oriental, 1942-1944


Otto Carius nació en 1922 en el suroeste de Alemania. En mayo de 1940 se presentó voluntario para unirse al 104º Batallón de Infantería de Reemplazo. Recibió entrenamiento como soldado de infantería antes de ser reasignado al 21er Regimiento Panzer, perteneciente a la 20ª División Panzer. Su primera acción de combate fue en junio de 1941, durante la Operación Barbarroja: la invasión de la Unión Soviética.

Frente de Leningrado, 1941-42
El 21er Regimiento Panzer estaba equipado con los Panzer 38(t) de fabricación checa, donde Otto Carius sirvió como cargador en la 10ª Compañía Panzer. Cuando recibieron sus primeros 38(t) todos se mostraron muy entusiasmados. El tanque era rápido, maniobrable y sentían que su blindaje podría protegerlos de cualquier cosa que el enemigo les pusiese delante. Sin embargo, como el propio Carius indicó, "Al principio estábamos tan exultantes con nuestros nuevos tanques, que no nos dimos cuenta hasta más adelante que su blindaje sólo valía como protección moral. Servía, si era estrictamente necesario, para detener el fuego de armas ligeras".

Cuando sólo había pasado un mes de la campaña en Rusia el tanque de Carius fue alcanzado y su tripulación tubo que abandonarlo por primera vez. Un Carius bastante desilusionado escribió en su diario: "Maldijimos al rígido y quebradizo acero checo, que ofrecía tan poca resistencia a los cañones rusos. Los fragmentos del propio blindaje del tanque y los remaches que salían volando causaban bastante más daño que el proyectil enemigo". Carius resultó herido en la cara y perdió varios dientes. Tras recuperarse en un hospital de campaña, consiguió que una columna alemana lo llevase de vuelta al frente.

A principios de agosto de 1941 Carius fue ascendido a Unteroffizier y recibió órdenes de presentarse ante el 25º Batallón Panzer de Reemplazo para empezar su entrenamiento como oficial. En febrero de 1942 Carius falló su primer examen para recibir el rango de oficial y tuvo que volver al 21er Regimiento Panzer. Se le dio mando sobre un pelotón de blindados, pero el regimiento sólo tenía carros suficientes para equipar a una compañía por lo que la mayoría de sus hombres lucharon a pie hasta recibir nuevos Panzer 38(t). Carius y el resto de la 10ª Compañía Panzer tuvieron que esperar aún algún tiempo hasta recibir tanques de reemplazo y volver a unirse al combate.

Durante los combates de principios de verano de 1942 llegaron al regimiento los primeros tanques Panzer III y IV, que ayudaron enormemente a igualar las cosas frente a los nuevos y duros tanques T-34 soviéticos. Por su experiencia y liderazgo en combate Carius fue ascendido a Teniente y recibió el mando del pelotón de ingenieros de combate del batallón.


Carius y su Tigre
En enero de 1943 Carius fue transferido al 500º Batallón de Reemplazo. Cuando llegó vio que este batallón estaba formado exclusivamente por veteranos de carros de combate del frente oriental, que debían entrenarse en el manejo de los nuevos tanques pesados Panzer VI "Tigre". Su entusiasmo se vio un tanto enfriado cuando le ordenaron encargarse del club de oficiales, en lugar de recibir el mando de uno de los nuevos blindados. Aún así Carius cumplió con sus órdenes y en sus tareas como anfitrión conoció a Hauptmann Schober, comandante de la 2ª Compañía. 

Carius mantuvo a Schober bien provisto de vermut francés y a cambio éste consiguió que lo reasignasen a su compañía. Poco después el batallón fue renombrado como 502º Batallón de Panzers Pesados y Carius recibió el mando de un Tigre de la 2ª Compañía.

Tras una breve estancia en Francia, donde las tripulaciones se familiarizaron con sus carros de combate, la compañía fue destinada al sector de Leningrado del Frente Oriental. Carius y sus hombres volvieron a entrar en combate en julio de 1943 y tuvieron que luchar sin pausa durante ocho semanas seguidas. 

En noviembre de 1943 su compañía fue desplazada a frenar el contraataque ruso cerca de Vitebsk y mantener abierta la vital autopista hacia Newel. Allí Carius lideró varios ataques con su pelotón de Tigres y sumó muchas bajas más a su ya impresionante historial.

Fue durante estos combates cuando su artillero tuvo un asombroso golpe de suerte. Carius escribió en su diario: "Mi artillero, el Unteroffizeier Kramer, puede presumir de una hazaña que quizá no tenga igual en todo el frente ruso. Y es que ha conseguido derribar un caza soviético de un cañonazo de tanque... Kramer, molesto por el acoso incesante de los pilotos rusos, elevó su cañón calculando la ruta de aproximación más probable. Yo le animé a hacerlo, y cuando vio su oportunidad apretó el disparador. Al segundo intento alcanzó a una de las "abejas" en un ala. El avión se estrelló a nuestras espaldas".


Narva
Después la 2ª Compañía recibió orden de reforzar el frente junto a la 11ª División de Granaderos Panzer SS ‘Nordland’ en Narva. La implicación de Carius en los combates le valió una Cruz de Caballero como reconocimiento a su valentía el 4 de mayo de 1944.

Fue en Narva donde Carius asumió el mando de hecho de toda la compañía. El Oberleutnant von Schiller seguía oficialmente al mando, pero carecía del respeto de casi todos sus hombres. Von Schiller tenía la costumbre de desentenderse de muchas de las operaciones tácticas y se las endosaba a Carius, que recogía el guante con gusto y dirigía a sus hombres desde primera línea.

Dünaburg
En junio de 1944 Carius y la 2ª Compañía de Panzers Pesados fueron transferidos a Dünaburg para detener la ofensiva rusa contra el Grupo de Ejércitos Norte. Los soviéticos habían conseguido flanquear las líneas defensivas alemanas al sur durante la operación "Bagration", lo que amenazaba también la integridad del Grupo de Ejércitos Centro. Este nuevo asalto ruso iba dirigido hacia la ciudad portuaria de Riga.

El 22 de julio de 1944 el teniente Carius y su compañía de ocho Tigres avanzaban hacia la villa de Malinava, al norte de Dünaburg, para contrarrestar el avance ruso. Carius y el teniente Albert Kerscher se subieron a un Kübelwagen para efectuar un reconocimiento del lugar, encontrándose con que el ejército rojo ya ocupaba el pueblo. Carius sabía que las fuerzas que estaba viendo no eran más que la vanguardia del avance ruso, que esperaban a que se les uniesen sus camaradas. Al instante se dio cuenta que era vital atacar en ese mismo instante, antes de que los soviéticos recibiesen más refuerzos.

Carius atacó la aldea con dos Tigres y mantuvo la otra media docena en reserva. Sólo había una carretera que llegase hasta Malinava y avanzar con la compañía al completo hubiese servido únicamente para crear un peligroso atasco de tanques en sus estrechos accesos. Carius lideró el ataque con su Tigre y el vehículo del teniente Kerscher lo siguió de cerca.

La sorpresa y la velocidad eran claves en el plan de Carius. Cuando su Tigre estaba a punto de entrar en la villa descubrió a dos T-34/85 girando sus torretas hacia ellos. En ese momento el tanque de Kerscher abrió fuego y los dejó fuera de combate. Después Carius descubrió un blindado extraño parado más adelante y durante un instante creyó que se trataba de un Tigre Real capturado, aunque enseguida cambió de idea y vio que se trataba de uno de los nuevos tanques pesados soviéticos IS-2. Su Tigre abrió fuego y, alcanzando al blindado ruso por el flanco, logró hacerlo saltar por los aires a la primera.

Los dos Tigres siguieron abriéndose paso por la villa causando todo el daño posible, llegando a destruir 17 tanques rusos en 20 minutos. Carius recibió las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero como reconocimiento a su actuación en el área de Dünaburg.


Un roce con la muerte
El 24 de julio de 1944 Carius se adelantó a su compañía blindada en una moto con sidecar para realizar un rápido reconocimiento, como le gustaba hacer antes de cada misión. No había puesto un pie en tierra cuando su conductor y él fueron emboscados por tropas soviéticas. Carius fue alcanzado en el brazo, la pierna y recibió cuatro impactos de bala en la espalda.

Carius intentó desenfundar su pistola con el brazo sano, pero fue detenido por un oficial ruso que le estaba apuntando. Justo cuando el oficial apretó el gatillo giró la cabeza y el disparo le dio en el cuello. En ese instante, con Carius a las puertas de la muerte, los Tigres de su compañía hicieron acto de presencia y al más puro estilo de superproducción de Hollywood pusieron en fuga a los soviéticos y llegaron a tiempo para rescatar a su comandante. Vendaron sus heridas y le hicieron torniquetes empleando sus propios tirantes elásticos, tras lo cual lo subieron a la parte trasera de un Tigre, donde el maltrecho Otto Carius se aferró a la torreta por su vida.

Repentinamente los rusos volvieron a caer sobre ellos y abrieron fuego. Carius se puso en pie sobre su pierna buena, abrió la escotilla y empezó a gritarle al comandante del Tigre de dónde venían los disparos y hacia dónde debía dirigir su fuego. Sin embargo, cuando la torreta del tanque empezó a girar, atrapó el pie de Carius aplastándolo contra la estructura de la barcaza. Agotado, malherido y con sólo un brazo útil, Carius llegó a un hospital de campaña donde fue atendido y se recuperó tras haber burlado a la muerte.


El final de Otto
En agosto de 1944 Carius fue transferido al recién creado 512º Batallón de Cazacarros Pesados, donde recibió el mando de la 2ª Compañía equipada con los nuevos y poderosos Jagdtigers.

Este monstruo antitanque de 72 toneladas estaba equipado con un cañón de 128 mm Pak44 L/55. A pesar de su tamaño y potencia de fuego Otto lo odiaba, por su lentitud, su mala maniobrabilidad y su transmisión poco fiable. Dado que era un cañón de asalto, para rematar, Carius también echaba de menos una torreta móvil. En pocas palabras, no estaba para nada impresionado.

La compañía entró en acción en marzo de 1945 sin completar su entrenamiento, luchando en la bolsa del Ruhr antes de rendirse al ejército estadounidense el 15 de abril de 1945.

Tras la guerra Otto abrió una farmacia llamada "El Tigre". Sigue siendo hasta la fecha el As de carros con más bajas en su haber, habiendo superado las 150 en su hoja de servicios.

Otto Carius en Flames of War
El siguiente PDF representa las estadísticas de Otto Carius durante 1944, cuando luchaba con su Tigre I E en apoyo del Grupo de Ejércitos Narva.

Otto Carius, As de Tigres, es un guerrero de finales de guerra y se puede unir a un pelotón de Panzers Pesados según se describe en la página 71 del suplemento Grey Wolf.

Descarga aquí las reglas de Otto Carius en Narva (inglés).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada