lunes, 26 de agosto de 2013

Los Caballeros de Kingdom Death han llegado

Las novedades de Kingdom Death de este mes están centradas en los Caballeros que patrullan por sus desoladas tierras, intentando poner coto al mal y la oscuridad siempre presentes. En tiradas muy limitadas, como es habitual, Adam Poots sigue mostrando algunas de las figuras que se financiaron a través del sonado Kickstarter de Monster, su juego de tablero.

El Desertor (25 US$, algo menos de 19 euros) fue antaño un caballero de la Orden del Ocaso, pero ha tenido que ser testigo de tales horrores que los bloqueos mentales impuestos por su orden han saltado en pedazos y la locura, o la sensatez, se ha abierto paso en su cerebro. Sus antiguos hermanos de Orden son el Caballero del Ocaso (25 US$, rozando los 19 euros), una reedición de la primera figura modelada para este juego y que está disponible en la limitadísima cantidad de 25 unidades, el Caballero de la Orden, un curtido luchador con un gran control sobre sí mismo y sus emociones que ha sobrevivido a incontables encuentros con las fuerzas de la oscuridad, y el Caballero de la Reliquia, que ha perdido el control de sus actos frente a la fuerte personalidad de su Espada Reliquia y se ha convertido en una marioneta de su arma, que sólo desea verter sangre a cualquier precio sin importarle la seguridad de su portador humano.

Por último, al fin vemos al Caballero Escarabajo Pelotero (50 US$, unos 38 euros) una de las miniaturas con más carisma de las que se financiaron en el Kickstarter. Se trata de una tirada limitada en resina que no estaba disponible durante la financiación. Esta clase de caballero ha mutado a partir de una especie de escarabajos peloteros que se intoxicaron con las deliciosas enzimas presentes en las deposiciones de las aves fénix. A lo largo de incontables generaciones estos insectos fueron evolucionando hasta adoptar la apariencia de un corpulento guerrero para evitar la férrea vigilancia del Caballero de las Flores, que protege los dominios de los fénix y considera a cualquier humano indigno de su atención. La bola de estiércol que acompaña a la miniatura le sirve a la vez de alimento y asquerosa arma arrojadiza.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada