lunes, 25 de noviembre de 2013

Reseña: Miniaturas post-apocalípticas de Edén

Edén es el reglamento de la marca francesa Taban Miniatures, ambientado en un mundo post-apocalíptico en el que bandas de supervivientes, mutantes, pandilleros y criaturas de todo tipo luchan por hacerse con los pocos recursos vitales disponibles. Sus figuras son muy dispares, en el sentido de que tienen auténticos figurones como los brutos o los salvajes, y otras bastante regularcillas, como casi todas las de las guerreras del Matriarcado, que se nota que tienen sus años.

Con la intención de empezar a hacer una banda para Punkapocalyptic, el reglamento en preparación que le hará dura competencia a este de Edén en su propio terreno, hace un par de semanas decidí comprar algunas de las figuras que más me gustaron de su catálogo, sin ceñirme a ninguna banda concreta ya que no las voy a usar con sus reglas. En unos días me enviaron un e-mail de confirmación y en una semana más las tenía en casa. El primer detalle que vi, y que no me gustó, fue la gran disparidad entre los gastos de envío que me cobraron (4,10 euros) y los reales del franqueo del sobre (1,75 euros), como podéis ver en la primera foto. Entiendo que el sobre tiene su coste, que puede ser de 90 céntimos, lo cual no justifica haber cobrado más del doble en ese concepto cuando en el albarán se especifica incluso el peso del envío. En su interior venían las figuras en sencillas bolsas de plástico, con sus cartas de estadísticas en otra bolsa aparte. Un detalle que sí me gustó es que estas cartas de estadísticas vienen en castellano, señal de que están disponibles en varios idiomas y se molestan en incluirlas en el adecuado al país de destino.


Las miniaturas vienen con un despiece muy minucioso, vital en el caso de unas poses tan dinámicas como las elegidas. En la figura de Kelisha, representada en plena carrera arrojando una lanza, vienen aparte ambos brazos y una pierna para poder obtener unas piezas perfectas (aunque con bastante rebaba, eso sí, que se ha de eliminar).


Esta es la figura anterior montada, para que podáis apreciar lo perfectamente bien que está capturado el impulso, movimiento e inercia de cada detalle (¡las tetas, las teeeetaaaassss!). En general las figuras de esta marca, teniendo en cuenta las grandes diferencias de calidad que comentaba al principio entre sus lanzamientos iniciales y los actuales, tienen un modelado exquisitamente detallado.


Otra figura muy dinámica es la de Liesl, cuyo despiece podéis ver a continuación. Además como las lanzas de la espalda vienen separadas (cosa lógica y esperable, por otra parte), es muy fácil adaptarla a las necesidades de cada uno en cuanto a equipo: en mi caso las sustituí por un subfusil, aprovechando el correaje que ya tiene cruzado al pecho. La lanza de la mano derecha también es fácilmente sustituible, por una espada en este caso.


Por citar un problema menor con esta marca, está el hecho de que las miniaturas no parecen estar bien escaladas entre sí. Al tener a muchos modelistas trabajando para la marca es difícil hacer que sus creaciones guarden una proporción exacta, pero en algunos casos son evidentes las desproporciones y las salidas de escala. La figura de la lancera Kelisha, por ejemplo, le saca una cabeza al Hombre-Muralla, el bruto, que en teoría tenía que ser un armario ropero de hombre. No es sólo de altura, que podría ser disculpable si se tratase de una mujer alta y espigada, sino que toda su complexión está a la misma escala, superior a la del supuesto cachas. Dunbar, el superviviente con dos hachas, está bien proporcionado respecto a Kelisha, pero ambos también se salen de madre comparados con Liesl. En un vistazo casual se puede simplemente decir que "hay gente más alta que otra", pero en un examen detallado saltan a la vista estas variaciones de escala, complexión y tamaño de unas figuras a otras, fruto del paso de los años, los cambios en la marca y la variedad de escultores trabajando para ella.


Ya digo que el tema de las proporciones es sólo por sacarle un poco de punta y "criticar" algo, pero en general estoy más que contento con la calidad de las miniaturas y su acabado. Además al tratarse de juegos en los que cada figura actúa de forma independiente, no en unidades, es un detalle que pasa desapercibido el 99% de las veces. Taban Miniatures es una empresa a tener en cuenta para tus necesidades post-apocalípticas y buceando en su catálogo, eligiendo con ojo, te puedes hacer con auténticos figurones para tus bandas de supervivientes del Páramo.

Kushtar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada