viernes, 23 de septiembre de 2011

Dos esfinges por el precio de una

Junto al reciente libro de ejército de Reyes Funerarios de Games Workshop para su reglamento de Warhammer Fantasy han salido a la venta una buena cantidad de figuras nuevas, entre ellas la consabida criatura monstruosa personificada, en este caso, en una enorme esfinge de Nehekara.

El caso es que esta "miniatura" viene en un kit con dos posibles variantes, a elegir entre una Necroesfinge con torso humanoide, o una Esfinge de guerra con cabeza de bestia y que sirve como montura a otros no muertos. Como no está la cosa para comprar dos cajas y montar una versión de cada "por si me apetece ir cambiando", voy a poner un sencillo tutorial mediante el cual podréis montar el kit de forma que sirva para ambas versiones. Para ello sólo necesitáis seis mini-imanes lo más planos posible, tan habituales hoy en día en casi cualquier tienda de modelismo. En internet se pueden encontrar en infinidad de sitios y muy baratos, como por ejemplo Gaussboys o Supermagnet.

Podéis montar la figura tal cual viene en las instrucciones, eligiendo el tipo de cola (con o sin aguijón) que queráis, con la patita levantada o bajada, etc. La única variación de importancia es que el "frontal" de la armadura del cuello de la cabeza de bestia debe ir pegado junto con resto de la coraza del cuello, como se ve en la foto. Si lo pegáis en el cuerpo, sobre las patas delanteras, el torso humanoide no encajará.

Una vez montado el cuerpo hay que poner dos imanes en las posiciones indicadas, que es donde irán las piezas "de quita y pon". El imán del lomo lo puse en el mismo hueco que trae la figura, ensanchándolo un poco. El del cuello fue un poco más problemático (poco), ya que tuve que cortar más plástico con el cutter hasta dejar una superficie más o menos lisa en la parte horizontal de la concavidad.

Este es el punto más problemático: el torso humanoide es hueco, así que no tiene una superficie adecuada donde pegar los imanes. Yo lo que hice fue cortar una lámina de metal (no sé de qué era, pero os servirá cualquier lámina metálica de hierro o acero donde se peguen los imanes) y pegarla como se ve en la foto. Luego puse dos imanes (uno encima de otro; con uno solo se generaba muy poca atracción) en el lugar que queda más cerca del iman del cuello una vez puesto el torso en su sitio, para aumentar el magnetismo, y le eché SuperGlue a dolor para que no se moviese nada del invento.

La cabeza de bestia es más sencilla. Un imán puesto en el trozo de armadura frontal del cuello (acordaos de pegarlo a esta pieza, no al cuerpo, como dije en el primer paso) bastará para que se mantenga en su sitio. Se nota también un poco el rebaje que hice en la curva del cuello, dejándolo plano, para que se adapte mejor al imán del cuerpo.

Las alas deben ir pegadas sobre la pequeña pieza central que las une, no sobre el lomo; en un principio puede parecer que hay poca superficie de unión, pero con un buen pegamento de plástico (para que "funda" las piezas de forma sólida) será pan comido. En esta pieza corté el relieve en forma de rombo, que encajaba en el hueco del lomo de la esfinge, y lo sustituí por un imán. Como no me atreví a rebajar mucho el plástico para que el imán quedase bien metido, por miedo a quitar demasiado y hacer un agujero de parte a parte, luego tuve que añadir una pequeña tira de masilla verde en el borde para evitar que las alas "volcasen" hacia atrás. La howdah, también conocida como "la cesta esa que lleva encima con gente dentro", no necesita imanes: las "pestañas" que tiene en la parte inferior hacen que se enganche perfectamente a los costados de la esfinge y se quede en su sitio sin más.

Estas son las únicas piezas que hay que compartir entre ambos modelos, por lo que sólo las podréis poner en uno: las "alitas" que decoran la cintura de la Necroesfinge o el cuello de la Esfinge de guerra. Tenéis que elegir en cual las ponéis, ya que sólo se incluye un par. Por lo demás, tendréis las piezas necesarias para montar las dos versiones de la figura.

Una vez terminada, podréis hacer cualquier combinación que se os ocurra de cabezas, cesta y alas. Ahora sólo falta el pequeño detalle de ponerse a pintarla... aunque eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión...

Kushtar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada