jueves, 10 de febrero de 2011

Reseña: Liber Necris

Liber Necris
The Book of Death in the Old World

Marijan Von Staufer, Alessio Cavatore, Jervis Johnson, William King y Tuomas Pirinen
Libro de trasfondo, 96 pág., tapa blanda
Black Library Publishing
ISBN 1-84416-338-5
£15 / $30

Puntuación: 4/5


He bebido del cáliz más oscuro y leído las frases más emponzoñadas.Las difusas lindes de la vida y las sombrías geometrías de la muerte ya no guardan ningún secreto para mí. He recorrido todas sus sendas y mi alma ha ponderado sus terribles simetrías.Igual que la sangre de reyes y héroes arde en mis venas, también lo hace la de demonios y bestias. De hecho, en mi longeva existencia he sido considerado todas esas cosas y muchas más.Ninguna otra vida puede ser tan completa y veraz como la de uno de mi estirpe, y ningún otro ser merece más las recompensas de la vida que yo. Las criaturas inferiores temen y aborrecen lo que soy, como debe ser. Los mortales temen aquello que no pueden comprender y llegan a odiar aquello que temen; yo me conformo con eso. Es de lo más apropiado que las tenues almas de los mortales odien mi nombre, teman lo que yo más deseo y sigan sumidos en la ignorancia acerca de mi verdadera naturaleza y la de mi prole.Pero eso no evita que me canse de las ficciones y mitos de los hombres mortales. Me hastía leer historias y profecías de patéticos nigromantes, o sobre mis dementes parientes y antepasados. Así pues, me dispongo a poner por escrito en estas vitelas todos mis estudios y revelaciones acerca de la historia de mi linaje y la naturaleza de mi estirpe, incluídas las Artes que nos han forjado y a las que nosotros, a cambio, también hemos ayudado a forjar.En estas páginas yacen los secretos de la verdadera inmortalidad y redención del servil dominio de lo divino. En estas páginas se puede leer el futuro, mi desconocido lector, siempre que tengas la capacidad de poder verlo. Porque estas son las revelaciones, descubrimientos y meditaciones del conde Mannfred von Carstein, Señor de Sylvania, descendiente directo del linaje de Vashanesh, heredero al trono de Lahmia y El que está destinado a unir todos los reinos de los hombres bajo su justa soberanía.

Así empieza el Liber Necris, una publicación de la Black Library que versa sobre los muertos vivientes del Viejo mundo de Warhammer, su historia y su influencia. A lo largo de sus 96 páginas a todo color y preciosamente maquetadas, nos adentramos en la historia, a veces conocida, muchas veces oculta, de estos seres producto de la nigromancia, desde sus inicios remotos en las tierras de Nehekhara, actualmente conocidas por los eruditos del Imperio como el Reino de los Muertos.

El primer y breve capítulo, Abdul Ben Raschid, narra las andanzas del gran Jeque de Bel Aliad la Perdida, Abdul Ben Raschid, Ben Moussad, Ben Osman, Hijo de las cambiantes arenas y Señor del desierto de Maluk. Con algunos extractos de su infame obra, El libro de los muertos, este capítulo narra sus viajes por el desierto, su investigación de la civilización de Nehekhara y su caída en desgracia y posterior erradicación de su obra hasta las cruzadas del Imperio, Tilea y Bretonia, que involuntariamente extendieron su saber por el Viejo mundo.

El segundo capítulo, Ancient Nehekhara, es también bastante corto y se centra en la historia de esta antigua nación, desde sus inicios como tribu errante hasta la creación, 3.000 años antes de la llegada de Sigmar, de la más grandiosa civilización humana a orillas del río Vitae.

Los siguientes capítulos se titulan The Priest King of Eternal Khemri y The Mortuary Cult. En ellos se explica en profundidad el papel de los reyes sacerdotes en la sociedad de Nehekhara, centrándose en el mayor y más poderoso de todos ellos, Settra. Aquí se cuenta cómo el gran Settra el Imperecedero, amargado y obsesionado porque la muerte llegase algún día a reclamar todo lo que había logrado en vida, hizo jurar a los sacerdotes del Culto Mortuario que investigarían sin descanso la forma de devolverlo a la vida en plenitud de sus facultades. El Culto, financiado por el rey y los nobles menores que también deseaban un destino igual al de su señor, creció enormemente en poder y extensión por todo el reino.

Los capítulos Nagash, The Bennings of Immortality y The Birth of Necromancy narran la aparición en escena del mayor nigromante de todos los tiempos, el Gran Nagash. Tras superar a todos sus colegas y maestros del Culto Mortuario, instauró un reinado teocrático al "eliminar" a Thutep el Legislador, faraón por aquel entonces, y proclamarse rey-sacerdote de toda Nehekhara. Además se cuenta la historia de cómo Nagash logró dar el salto de la magia nehekhara, gravemente lastrada por las tradiciones, los rituales y las supersticiones antiguas, a la magia propiamente dicha. Tres prisioneros druchii (elfos oscuros), capturados en la costa de Zandri tras una tormenta, tuvieron mucho que ver en ello. También se habla de cómo su tiránico reinado sobre Nehekhara llevó a una revuelta de los nobles que terminó con el saqueo de Khemri, la aniquilación casi total del Culto Mortuario y la huída de Nagash a través del desierto hasta el pico Tullido. En el último de estos capítulos se incluye una hoja de uno de Los Nueve Libros de Nagash, donde cuenta su muerte y resurrección (tanto física como metafórica) durante este exilio. En el pico Tullido inició la construcción de Nagashizzar, tras haber sometido a las tribus bárbaras de la zona, que empezaron a adorarlo como a un dios.

En los capítulos titulados The Spirit Realm y The Nehekharan Vision of the Soul, el conde Mannfred hace un alto en la narración para disertar sobre las diferencias entre el mundo de los vivos y el mundo "del más allá", así como sobre los conceptos de mente, cuerpo, alma y espíritu que formaban la base de la religión nehekhara.

En los capítulos Lahmia, Neferatem y The Nature & Price of Immortality, se realiza una interesante explicación sobre el origen del vampirismo en aquella ciudad nehekhara, impulsado por un antiguo sacerdote del Culto Mortuario llamado W'Soran. La joven heredera al trono de Khemri, tras la victoria del ejército de su hermano (ahora faraón) sobre el tirano Nagash, quedó bajo la tutela del renegado W'Soran, que poco a poco la fue introduciendo en las enseñanzas del Gran Nigromante, hasta llegar a dar el paso definitivo ella misma a la muerte en vida como la primera vampira auténtica del continente. El tercer capítulo de esta serie es una nueva disertación de Manffred sobre los de su estirpe, explicando su estado de existencia entre dos mundos.

The Cult of Nagash, The Trueborn of Lahmia y Vampirism forman otra trilogía de capítulos en las que se profundiza en la sociedad de la ciudad de Lahmia bajo el gobierno de la aristocracia vampírica, al margen ya del resto de Nehekhara, y su adopción del Culto a Nagash como religión. El último capítulo vuelve a ser una disquisición de Manffred acerca de su propia experiencia como uno de estos seres de la noche, aderezada con algunas anécdotas personales.

Rise of the Vampire, Vashanesh y The Destruction of Lahmia narran el final del reinado vampírico en esa ciudad. La familia gobernante en Nehekhara, acusada de corrupción y nigromancia por los extraños hechos de su pariente de Lahmia, es derrocada una vez más. Vashanesh, heredero bastardo al trono, escapa antes del golpe de estado hacia la ciudad norteña, para unirse a las fuerzas de Neferata (antigua Neferatem). A pesar de todo el poder que los vampiros y sus huestes habían amasado de forma soterrada, la coalición de ejércitos de los nobles de Nehekhara logra tomar la ciudad en una semana de combates, no sin sufrir unas pérdidas horrendas ante los no muertos, liderados por los propios Neferata, W'Soran y Vashanesh.

Mannfred reserva un capítulo aparte, The Vampire Wars of Dominion, para contar cómo su estirpe huyó de Lahmia para refugiarse en Nagashizzar. No obstante, Nagash trató de subyugar a los vampiros a su voluntad y a la de su lugarteniente Arkhan, haciendo que estos se resintiesen enormemente por ello. Finalmente, durante una gran batalla contra la alianza de nobles de Nehekhara, Vashanesh se sacrificó para lograr la liberación de los vampiros.

En Nagash's Revenge, The Great Spell of Awakening y Maurkain se cuentan los terribles hechos que llevaron al lanzamiento del conjuro nigromántico más poderoso que haya visto el mundo, tras un ritual de días y noches en el que Nagash superó los límites de todo poder conocido. Toda Nehekhara se alzó como una horda de muertos vivientes a sus órdenes, convergiendo en masa hacia Nagashizzar. Temerosos de que ellos fuesen a ser los siguientes, los skaven del Consejo de los Trece que intercambiaban esclavos por piedra de disformidad con Nagashizzar, decidieron atacar al nigromante cuando estaba enormemente debilitado en su salón del trono, empleando a un peón humano que Nagash escondía en sus mazmorras más turbias. No obstante, como se puede leer en el último de estos capítulos, la esencia del nigromante no pudo ser eliminada del todo y parte de él sobrevivió en algunos de sus objetos, como la Corona y la Garra de Nagash. The Arts of Necromancy, Grimoires of Undeath y Naming de Dead son tres capítulos en los que Mannfred habla acerca de la nigromancia según es entendida por los eruditos modernos, comenta algunos de los tomos más notables de este arte jamás escritos y realiza una división de los muertos vivientes según sus características, rasgos y aspecto.

Con The Coming of Ushoran, Mannfred habla acerca de la época que pasaron los vampiros ocultos y dispersos por el mundo, hasta que Ushoran se reveló el primero al mundo como rey de Strigos. Su osadía no duró mucho y su pujante reino cayó ante el hostigamiento continuo de los bárbaros humanos y una tremenda horda de pielesverdes que codiciaba sus riquezas. Los vampiros que había creado, los strigoi, se dispersaron por el mundo como parias y descastados.


The Return of Nagash y Sigmar cuentan, obviamente, el regreso del Gran Nigromante un siglo después de su muerte, y de cómo los muertos de Khemri se rebelaron ante su poder, sin olvidar sus infamias pasadas. Expulsado otra vez de su tierra, Nagash reconquista Nagashizzar de los skaven en una noche y empieza a reconstruir su poder, poniéndose al dia y buscando sus objetos perdidos. En el lejano norte se encuentra con un joven caudillo humano, Sigmar, que ha conseguido su corona de manos de un chamán orco. Nagash se enfrenta a él con un gran ejército, pero los vampiros no acuden en su ayuda y resulta derrotado una vez más, maldiciéndolos por ello.

Los últimos capítulos están dedicados a cada uno de los clanes vampíricos: The Silver Pinnacle habla de Neferata y su descencia, el clan de las Lahmias. Abhorash & The Blood Dragons cuenta la historia de este clan desde la muerte de Vhashanesh y su liberación del yugo de Nagash. W'Soran & The Necrarchs narra las vicisitudes del gran sacerdote que nació en Khemri y su clan de fanáticos estudiosos de la nigromancia, hasta su "sustitución" a la cabeza del clan por Melkhior. Mannfred reserva los dos últimos, Sylvania y Von Carstein & the Heirs of Vashanesh, para hablar sobre su propio linaje y su historia en las tierras de Sylvania desde antes de la llegada de Sigmar. Este último es uno de los capítulos más largos, que detalla pormenorizadamente toda su historia, desde la Gran plaga de 1.111 y los von Drak, hasta él mismo y los acontecimientos más recientes, pasando por la llegada de Vlad von Carstein a la fortaleza de Drakenhof, su boda con Isabella, la cruzada contra Sylvania, el nacimiento de Konrad o la batalla de Hel Fenn y las cinco muertes de Vlad durante las Guerras de los Condes Vampiro.

Personalmente, lo único que tengo que añadir es que este libro, al igual que muchos otros que publica Black Library sobre trasfondo (ya sea del Fantasy o del 40K), es una auténtica maravilla. No sólo para la vista, por sus estupendas ilustraciónes (muchas de las cuales están sacadas de los libros de ejército nuevos y antiguos, aunque hay varias inéditas o poco conocidas) en color, blanco y negro, pequeñas o a página completa, sino también por la extensa historia de los no muertos y la nigromancia desde sus orígenes. Lo que se le podría echar en cara es que venga en tapa blanda (bueno, existe una edición de coleccionistas en tapa dura, pero eso es harina de otro costal) y que sea tan corto. Para todo aquel que esté interesado en algo más que tirar dados y memorizar reglas para conseguir que sus personajes tengan HA10 y F10, este libro es de obligada lectura, junto con varios más del mismo tipo.Lo triste es que, por lo visto, no compense editar este tipo de material en nuestro país. Así pues, hay que recurrir a comprar fuera y leer en inglés, algo que puede echar para atrás a mucha gente interesada que no pueda acceder a estos libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada